Charlamos con Corina Milán sobre “Todos dijimos NO”

Corina Milán, docente y vecina que participa activamente en la asamblea por el No a la mina de Esquel, nos cuenta sobre “Todos dijimos NO” el libro infantil que escribieron sobre su lucha, y que editaron por la Editorial El Colectivo.

El cuento de su propia lucha.

Corina fue el motor inicial de la idea-libro al sentir la necesidad de transmitir la historia de la asamblea a sus dos hijos, desde su trabajo como docente notó que no hay material para trabajar el tema con chicos. Habló con otra vecina, Carmen Miguel, quien también había participado en la experiencia asamblearia. Cada vez que se la cruzaba le recordaba: “¡Tendrías que escribir el cuento para nenes!”. Luego de insistir mucho, Carmen accedió a escribir un texto y, pensando en su nieto Hilario, construyó cada palabra del cuento.

Las palabras tomaron vida de la mano de Elisa Cueto y Sofía Calvo. Algunas de las ilustraciones eran iniciadas por una y finalizadas por la otra. Valeria Irusta se encargó del diseño. “Fue un proceso artesanal… Ninguna era profesional de esto, que se hizo a prueba y error para nosotras”, resalta Corina.

“Todos dijimos NO” es la representación, a través de Hilario y Nahuel, de la lucha de la Asamblea de Esquel, y el proceso que deriva en el histórico plebiscito. Pero las mineras reaparecen con otros nombres y el pueblo se removiliza. “Es una lucha que no se termina con el plebiscito”, afirma Corina. El final del cuento, no está precisamente en el cuento.

Corina cuenta el proceso: “lo escribimos y lo pasamos entre otros vecinos, vecinas docentes o vinculados a la literatura, y la pulimos entre varios” y agrega: “me transformé en editora sin serlo”. En paralelo ofrecieron la idea a distintas editoriales y un vecino le habló del  mundo del “copyleft”. Así dan con la Editorial El Colectivo, ya que les gustó su visión y sus publicaciones, como el libro titulado “Los 15 mitos y realidades de la minería trasnacional en la Argentina”. Se encontraron con uno de los integrantes de la editorial quienes se mostraron interesados de inmediato, pero admitiendo que nunca habían editado algo para chicos. El desafío ya estaba en su etapa final.

El abogado de la asamblea les dijo que es una idea buenísima: “necesito explicarle a mi hijo porque no estoy en casa” manifiesta. Corina también piensa que puede ser útil en las grandes ciudades, donde a veces parece que el conflicto ocurre en un lugar lejano y tratándose de un cuento para chicos, es buen recurso para acercar a los más chicos a una problemática con la megamineria.

Nahuel es un nombre de origen mapuche y significa fuerza, las banderas mapuches están presentes en la viñeta del 82%. Los defensores de la megaminería quisieron desprestigiar la iniciativa tratándola de goebbeliana.

La impresión: entre marchas, vecinos y asambleas.

“Para imprimirlo teníamos que juntar unos 6000 pesos entonces hicimos unos bonitos de venta anticipada y lo anunciamos en una de las marchas. Un montón de vecinos ayudaron. En 5 días vendieron  todos los bonitos”, recuerda Corina.  Los libritos llegaron antes de lo pensado.  “Fue emocionante cuando llegaban las cajas. No se podía creer. No teníamos experiencia alguna, fue algo bien diferente y fue hermoso”, se emociona. Nos cuenta que la presentación fue en la asamblea y que salió una presentación bellísima.

Los nenes de Esquel la tienen clara.

Corina nos cuenta: “Tuvimos devoluciones re lindas de maestras jardineras de acá se lo leen a sus nenes en la sala. Los nenes de acá de Esquel la tienen re clara. Hicimos un cuento que esta absolutamente basado en la realidad, inspirada en cómo es la historia y la entienden perfectamente”.

El plebiscito fue ya hace más de diez años y quienes eran pequeños en ese entonces, son los jóvenes que nutren las marchas de hoy.

Corina: “Nos movemos por nuestros hijos… el futuro de tu hijo es más importante que el propio.  La clave pasa por el mundo que les vamos a dejar a los chicos”.

Cómo sigue

Fernando y Alejandra de la Editorial El Colectivo cuentan que este libro forma parte de la colección “Guagüita”. Con otro libro llamado “Darío” relatan la historia de Darío Santillán y afirman: “vamos a continuar por ese lado,  las asambleas populares, ciudadanas, son una referencia. Sentimos mucho orgullo al darnos cuenta que la editorial sirve para este tipo de materiales”. La primera tirada ya se agotó y “Todos dijimos NO” fue reimpreso.

   

foto: Lina Etchesuri