OTTO,
el globo que pinchó al miedo